jueves, 16 de mayo de 2013

Sigmund otra vez.

Me convertí en la perfecta stalker del perfecto PH urbano con onda semi bohemia pero sin pasarse de la raya, porque digamos que jipi jipi posta no soy, me doy cuenta que me hago la loca, pero cuando veo la autentica casa jipi quiero agarrar el cif y un buen tarro de pintura y tirar unas cuantas cosas, ordenar otras e ir a falabella por unas hermosas cositas de color para decorar y eso de jipi no tiene nada, mas bien de ñoña sobrepasada de mirar revistas y blogs de decoración.
Pero estamos en la búsqueda de la casa perfecta, y ya vi cincuentamil opciones, marée al pobre marido, conozco todos  los buscadores, todas las zonas, todas las opciones, todas las terrazas, todas las calles, todo.
Y cuando paro un poquito y respiro me doy cuenta que es mi libido que se corrió de lugar y ahora se empecinó con el perfecto PH.
Que no existe.

lunes, 18 de marzo de 2013

Una chapadita: 500 pesitos each.

La noticia esta del beso masivo en parque centenario me hizo acordar a mis días de actriz (?)

Hace unos 5 o 6 años estábamos con Lean en Palermo un domingo sentados al sol, una chica se acercó y nos preguntó si nos interesaría participar en un casting para una publicidad.
-¿Nosotros???... bueno, dale.
dejamos nuestro número de teléfono y nos llamaron en la semana para que vayamos  a hacer el Casting... una risa todo: delante de la cámara, de frente, de perfil... decí esto, decí aquello...

Pensabamos que no nos llamaban nunca más.

Nos llamaron.. si si si... era para un aviso de Renault en francia, la propaganda no salía acá (parece que salimos mas baratos acá y por eso vienen a filmarla)

El tema es que nos llamaron un día entero a la cancha de Ferro, donde estaba todo ambientado tipo ochentoso, como una kermesse y había que representar un concurso de besos... ohhhh YEAAAHHH!!!

El asunto es que te llevaban a vestuario  me vistieron así toda ochentosita, me maquillaron yo me sentía una reina... pero ojo era una más... ni falta hace que aclare que éramos varias parejas más un montón de gente.

Y bueno, eso.. chapamos un montón porque se hicieron muchas tomas y al mes ponele tuvimos que ir al no se qué de actores a cobrar... $500 cada uno.

Chupate esa mandarina.

sábado, 2 de marzo de 2013

Unplugged

En diciembre fuí a hacer unos trámites a Colonia,  me tomé el buquebus de mañana tempranito, con mi mochilita y libro a cuestas. Era un hermoso día, de esos fresquitos con sol, hice lo que tenía que hacer, fui al río, me quedé en patas... 
ah que lindo después de un largo año quedarse por un rato en patas en la arena,
 paseé por Colonia, comí, me senté a hacer nada, una banda tocaba en la plaza y yo escuchaba de lejos.
 Y cuando se hizo la hora tomé el buquebus de vuelta. Me sentí libre, así como si hubiese tomado una bocanada de aire fresco, sentí que podía hacer cualquier cosa ese día, y lo disfruté un montón.

video


El viernes pasado hice algo parecido, tenía la siesta libre y fui al puerto de frutos, no había mucha gente, paseé, miré, me compré un sandwich y lo comí mirando el río. Placer total.




Descubro que un día de esos cada tanto me hace muy bien, día de desenchufe, sola, libre:
naturaleza, mochila y yo.

lunes, 14 de enero de 2013

Cuando las papas queman.

Ahora es momento de mantener firmes los propósitos de año nuevo.

Es fácil largarlos como quien no quiere la cosa, semi-en-pedo, con el año recién estrenadito.

Pero llega enero, y no te fuiste de vacaciones, no estás en ojotas con tus deditos hermosos pintados color coral en alguna linda playita por ahi.

No, estás acá tratando de organizar una mudanza, chica, pero mudanza al fin, lidiando con el auto que pierde aceite, los trámites de hace mil año que no se quien no los hizo, conseguir un albañil y un electricista y resulta que ellos sí están en ojotas en alguna playa por ahi, no se si con deditos color coral, pero andan por ahí de vacaciones. 
Y yo tengo que lijar, pintar, subir, bajar, cargar y descargar, controlar el aceite y bla, bla, bla.

Pero claro me acuerdo de mis propósitos y, como son válidos y están bien puestos apuntan a esto: cuando las papas queman hay que OCUPARSE, no preocuparse, ni angustiarse, ni que me arda el estómago ni que se me caiga el pelo. 

Vamos a ver como sale esto...