lunes, 14 de enero de 2013

Cuando las papas queman.

Ahora es momento de mantener firmes los propósitos de año nuevo.

Es fácil largarlos como quien no quiere la cosa, semi-en-pedo, con el año recién estrenadito.

Pero llega enero, y no te fuiste de vacaciones, no estás en ojotas con tus deditos hermosos pintados color coral en alguna linda playita por ahi.

No, estás acá tratando de organizar una mudanza, chica, pero mudanza al fin, lidiando con el auto que pierde aceite, los trámites de hace mil año que no se quien no los hizo, conseguir un albañil y un electricista y resulta que ellos sí están en ojotas en alguna playa por ahi, no se si con deditos color coral, pero andan por ahí de vacaciones. 
Y yo tengo que lijar, pintar, subir, bajar, cargar y descargar, controlar el aceite y bla, bla, bla.

Pero claro me acuerdo de mis propósitos y, como son válidos y están bien puestos apuntan a esto: cuando las papas queman hay que OCUPARSE, no preocuparse, ni angustiarse, ni que me arda el estómago ni que se me caiga el pelo. 

Vamos a ver como sale esto...


3 comentarios:

  1. qué regia mon ami la brielle! tú puedes :D
    en dos días tendrás la casa toda chula, presta para disfrutar y andar en patas con las uñitas pintadas de rosé ;)

    ResponderEliminar
  2. como te entiendoooooooo!!!!!!!
    ya estoy anotando las cosas para hacer en TU cuadernillo hermoso!

    ResponderEliminar
  3. Hola, hemos agregado un trackback (enlace hacia este artículo) en el nuestro ya que nos pareció muy interesante la información detallada pero no quisimos copiarla, sino que nuestros lectores vengan directamente a la fuente. Gracias... simit por placa

    ResponderEliminar